“La rehabilitación integral de los pacientes con enfermedades cardiovasculares es un excelente ejemplo de lo que se puede lograr a través de la medicina preventiva. La rehabilitación cardíaca pretende el restablecimiento de las funciones y la confianza de los pacientes en la etapa de recuperación.” Rene Favaloro, VI Congreso Mundial de Rehabilitación Cardíaca – Buenos Aires, 1996

rehabilitacion_cardiaca2

A través de actividades recreativas grupales, a cargo del equipo de profesionales y profesores especializados, trabajamos en la mejora de la calidad de vida de los pacientes cardíacos. Nuestro abordaje incluye clases de gimnasia, ejercicios con aparatos y vóley en un marco social donde el movimiento y la alegría son la estrella de la recuperación.

La Rehabilitación Cardíaca

La rehabilitación de pacientes cardíacos puede ser definida, según la Organización Mundial de la Salud, como la suma de las actividades requeridas para asegurarles las mejores condiciones físicas, mentales y sociales, a fin de que puedan, por su propio esfuerzo, reintegrarse en la comunidad tan normales como sea posible y vivir una vida activa y productiva.

Hoy, la rehabilitación es un proceso que busca el desarrollo y el mantenimiento de la aptitud física, la integración social y el equilibrio psicológico, que se inicia a poco de instalada la  enfermedad coronaria y se intensifica según el criterio del profesional a cargo cuando la situación se estabiliza. Rehabilitarse significa volver a ser el mismo de antes o alguien lo más parecido posible, en relación a su capacidad de movimiento. Incluso, hay casos en los que la aptitud física de la persona, supera la que tenía antes de enfermarse gracias al entrenamiento. Por eso, se asegura (Rincón, pág. 47 “para alejar el infarto”) que el programa de rehabilitación cardíaca conduce a un cambio en el estilo de vida y mejora la capacidad funcional. Para otros investigadores ( Boskis y Bozovich) la rehabilitación: mejora la tolerancia al ejercicio, mejora los síntomas y reduce las disfunciones emocionales, mejora el perfil lípido, posibilita una mayor inserción laboral, favorece la toma de decisiones y reduce los costos de la salud.

En su libro “Para alejar el Infarto: 25 años de rehabilitación de cardíacos” (1999) Adolfo Mogilevsky se explaya sobre los fundamentos y criterios en los que se basó para desarrollar el método de rehabilitación cardíaca por medio del ejercicio gimnástico, la recreación y el deporte.

El programa de entrenamiento comienza con ejercicios construidos, ya que la gimnasia es la modalidad de movimiento que mejor se adapta para comenzar los planes de rehabilitación, permitiendo realizar ejercicios más simples y suaves, hasta llegar gradualmente a esfuerzos más importantes de forma totalmente controlada.

El método, se funda sobre un estricto orden para confeccionar los planes de clases. Este orden, se basa en la gradación:” De lo suave a lo fuerte, de lo simple a lo complejo, de lo fácil a lo difícil” el eje de esta gradación es el corazón.

De la clase en sí.

La actividad se inicia con el registro del pulso y la presión arterial, que se vuelca en una planilla en la que previamente se ha anotado cuál es la frecuencia cardíaca útil de cada individuo. La clase comienza en posición inicial acostada, dado que es la que utiliza la menor frecuencia cardíaca, para luego, paulatinamente, desarrollar ejercicios que involucren a todo el cuerpo.

La segunda posición, es arrodillada, con apoyo de manos. De esta manera se moviliza la columna vertebral. Luego se pasará a la posición sentada, para elongar musculatura posterior, trabajar la fuerza a abductores y aductores de cadera, abdominales y trabajos del tren superior, fuerza y coordinación. Posteriormente se pasará a la posición de pie.

Antes de cada cambio de posición, el profesional a cargo indicará el control del pulso, volcando los datos en la planilla antes mencionada.

La posición de pie, es la más indicada para mejorar la destreza. Los ejercicios libres, desplazamientos del centro de gravedad, equilibrio, ejercicios de fuerza y movilidad articular. Estos son los más exigentes de la clase y representan la antesala de las actividades funcionales y naturales,  las que facilitarán las exigencias de la vida diaria.

La clase, propone también un espacio recreativo y deportivo, donde la actividad se centra en el aspecto lúdico y social de la actividad física, que actúa como canalizador de tensiones. Para este momento, Adolfo Mogilevsky incorporo el Vóley, newcom para los grupos con menor experiencia motora, por ser un deporte amable, ya que no ofrece contacto con el oponente y además favorece la coordinación y la concentración, mejora la rapidez, habilidad y reflejos, refuerza los muslos y abdominales, se puede practicar a cualquier edad y genera cohesión grupal.

Para finalizar el programa, se trabaja la actividad recuperadora, la vuelta a la calma, en donde se tendrá por objetivo, restablecer el pulso inicial, a través de ejercicios de elongación,  relajación y respiración.